DE LOS PRIMEROS BALSEROS : José Eugenio Cuervo Oquendo, asesinado en el mar por patrulleras cubanas 1968 .

José Eugenio Cuervo Oquendo, asesinado en el mar por patrulleras cubanas.

El 5 de junio de 1968 un grupo de cinco jóvenes cubanos lanzan una balsa por la zona playa de Boca Ciega en La Habana, con la intención de escapar de la Cuba totalitaria. Cuando la balsa se estaba alejando de la costa son sorprendidos por un guardacostas cubano, y estos sin miramiento, indiscriminadamente le comienzan a disparar al pequeño botecito, haciéndole impactos a la estructura de la balsa, y desdichadamente hiriendo a José Cuervo Oquendo de 24 años de edad quien cae al agua.

Page1

A los gritos de José Cuervo, su hermano Leonardo de 15 años de edad se tira al mar para rescatarlo, acción que no tuvo un resultado feliz pues Leonardo solo pudo llegar a la playa con el cuerpo sin vida de José.

Relata Leonardo que en la playa los estaban esperando miembros del G2 (Seguridad del Estado), y que él al ser capturado, pese a sus 15 años de edad  fue agredido en una forma salvaje, a golpes por los esbirros del régimen. Los otros tres jóvenes que también habían tocado la costa por diferente lugares, le dijeron después a Leonardo que al ser apresados al igual la emprendieron a golpes con ellos.

El velorio de José Eugenio Cuervo Oquendo fue dispuesto por la Seguridad del Estado Cubana en un ataúd herméticamente cerrado, en la funeraria de Calzada en La Habana.

A Leonardo Álvarez Oquendo de 15 años edad (medio hermano de José Cuervo), lo condenaron a 6 años de prisión, alegando el régimen que era un contacto de un miembro de la CIA (Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos), pues habían encontrado una carta en el cuerpo asesinado de su hermano José de 24 años de edad, que este llevaba para USA.

Leonardo Álvarez Oquendo de 15 años de edad cumplió 2 años años en la cárcel No2 de Jaruco, y cuenta como los sicarios de la prisión lo vejaban constante tirándole la comida y expresándole que era un perro de la CIA, entre otros maltratos, cuando en realidad el no sabia nada de la mencionada carta. Cuando Leonardo fue excarcelado la Seguridad del Estado lo continuó hostigando hasta que por fin pudo salir de Cuba.

Estos hermanos vivían en el 566 de San Miguel, entre la Calle Velazcoaín y Gervasio, Centro Habana,

José Eugenio Cuervo Oquendo, el asesinado por los guardias fronterizos, trabajaba en la dulcería de la calle San Miguel, donde se encontraba la peletería Noble Habana.

Los otros tres jóvenes balseros del grupo apresado, también pasaron grandes vicisitudes en la cárcel

Anuncios

Acerca de con el machete en la mano.

por la libertad de cuba , en contra de las dictaduras .
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s