la banda de forajidos de castro desde la sierra maestra estuvieron asesinando .

todos los miembros de la banda de forajidos de castro desde la sierra maestra estuvieron asesinando y haciendo fechorías , todos culpables , por activa o pasiva .  ASESINOS .

Imagen

Sobre la referencia hecha a la “Noche de las Cien Bombas” que hizo estallar el “Movimiento terrorista – 26 de Julio” de Fidel Castro en La Habana. Año 1957-1958.

  Sobre la referencia hecha a la “Noche de las Cien Bombas” que hizo estallar el “Movimiento 26 de Julio” de Fidel Castro en La Habana. Año 1957-1958.

Entre el año 1957-1958 cuando la lucha contra Batista, el Jefe de Acción y Sabotaje del M-26-7 en La Habana, Sergio González López (El Curita), en un hecho que ha pasado a la Historia de Cuba, coordinó la acción de que explotaran en la Capital de Cuba, decenas de bombas en una noche, produciendo el consabido pánico en la población.

Sergio González López, quien era natural de Aguada de Pasajeros, para realizar estos sabotajes con bombas se vestía de cura (sacerdote católico), de lo cual le proviene el apodo de El Curita, aunque también estudió unos años de seminarista, y dejó la vocación religiosa. A Sergio González la policía lo capturó después de realizar una serie de atentados terroristas, hace una huelga de hambre, y sale de la cárcel Castillo del Príncipe. Continua sus sabotajes dentro del clandestinaje, y el 18 de marzo de 1958 lo captura de nuevo la policía cuando salía de una casa de seguridad en el barrio de la Víbora, La Habana, y ese mismo día aparece asesinado. Al triunfo del comunismo en Cuba, nombraron a un parque de La Habana “Parque el Curita”

Otros casos de los cientos de miembros del M-26-7 que ponían bombas en las mas importantes ciudades de Cuba en época de la dictadura de Batista, se puede señalar a Enrique Hart Dávalos, que al tratar de volar el acueducto de Matanzas, la dinamita le estalló ocasionándole la muerte. Actualmente el régimen comunista otorga en su nombre premios a intelectuales que apoyan a la tiranía. Armando Hart Dávalos que desde el principio de la revolución a ocupado altos cargos en el régimen, como Ministro de Educación en los primeros años, miembro del Consejo de Estado, etc., es el hermano de Enrique Hart Dávalos.

También el caso de Cira García, la cual ponía bombas en La Habana, y el régimen de Castro la hizo heroína de la revolución, y nombró una clínica su nombre (Clínica Cira García). Y el de Ursula Díaz Báez, que al tratar de poner una bomba en el cine América de la muy concurrida calle Galiano en La Habana, le estalló produciéndole la muerte.

( Odón Álvarez de la Campa, quién perdió las dos manos al explotarles la bomba que iba a poner en la lucha contra el régimen de Fulgencio Batista )

“En Guantánamo: “quemamos dos guaguas, se inutilizaron algunos otros transportes, saboteamos el tendido eléctrico y colocamos varios petardos”. Logramos organizar dentro de la base naval norteamericana en Guantánamo, células de Acción y Recaudación, con gran efectividad creamos una red de Inteligencia Militar. Por distintos medios logramos sacar armas. En una ocasión obtuvimos doce morteros de 61mm, una ametralladora 30 (enfriamiento por aire), siete fusiles Garand 3006, cuatro Springfield 3006 y 6 escopetas calibre 12, usadas por los custodios de los almacenes, que tenían un cañón de 18 pulgadas y un sistema de enfriamiento por aire. También conocimos de valiosas informaciones, incluyendo documentos y fotos de aviones de la tiranía cargando proyectiles y bombas que lanzaban indiscriminadamente en las montañas. A partir de febrero de 1957 pasé a la clandestinidad. Nuestras células eran muy activas. En varias ocasiones logramos paralizar la ciudad. Saboteamos el transporte por carretera y ferrocarril, pusimos petardos y bombas, lanzamos cocteles Molotov, dejamos la ciudad sin electricidad ajusticiamos chivatos y traidores, incluyendo al gallego José Morán. También tuvimos que lamentar la explosión de un arsenal de explosivos que teníamos en la calle Aguilera que le llamábamos el laboratorio de “fabricar bombas”. …teníamos bombas, niples y granadas en construcción y una romanita de farmacia donde se pesaban los componentes químicos para lograr los explosivos. También en un túnel que habíamos construido, se encontraban almacenadas numerosas cajas con dinamita, rompe roca, escopetas, en total 10 arrobas, más de 200 libras de explosivos junto a herramientas y medios diversos para la fabricación de las bombas y granadas. Ahí perdieron la vida Enrique Rodríguez, Fabio Rosell, Gustavo Fraga… Abelardo Cuba y Jesús Martín… Era el 4 de agosto de 1957.…contacté con René Ramos Latour (Daniel). …me planteó que por mi experiencia en cuestiones de explosivos, montara una fábrica de bombas en Santiago. Utilicé como depósito de explosivos una ferretería situada en Trocha y Cristina, propiedad del compañero René León. También empleamos como almacén un túnel que construimos en una casa que tenía el propio León por la zona de Boniato. …nuestra primera misión sería tomar el cuartel de la instalación minera en Nicaro (Nickel Processing Co.), entidad industrial norteamericana, con la finalidad de apoderarnos del armamento que tenían. La noche del 23 de febrero a las doce de la noche aprovechamos el cambio de turno y penetramos en tres automóviles. Ocupamos siete fusiles Garand completamente nuevos, tres Springfield y un M-1. En la acción murió el sargento del ejército que era jefe del puesto de la Guardia Rural”

Anuncios

Acerca de con el machete en la mano.

por la libertad de cuba , en contra de las dictaduras .
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s